NOVEDADES

2018-05-09 19:57:08
¿Cómo afecta la devaluación a los créditos indexados en UVA ?

Por Mariano Zalazar - mzalazar@losandes.com.ar COMPARTIR Aunque el Gobierno nacional intenta controlar la suba del dólar, es un hecho que la “disparada” de los últimos días generó dudas e incertidumbre acerca de cómo impactará la devaluación en los créditos atados a la inflación. Lo cierto es que la evolución del tipo de cambio no afecta de forma directa a las Unidades de Valor Adquisitivo (UVA), pero sí lo hace de manera indirecta. Rodrigo González, economista de Fundación Ideal, recordó que las UVA se ajustan de acuerdo al avance de la inflación y explicó que cuando el dólar sube, la inflación se acelera. “En principio, la suba del dólar debería afectar únicamente a los bienes importados o a aquellos productos que tienen algunos componentes traídos desde afuera del país. Sin embargo, en Argentina funciona de otra manera”, comentó. “En nuestro país el dólar es un valor de referencia muy importante y cuando éste aumenta, los empresarios incrementan sus precios para cubrirse ante otras posibles subas. El problema es que cuando la cotización baja, los precios no retroceden”, indicó. “En conclusión, en períodos cortos de mucha devaluación la inflación se acelera. Cuando esto pasa, el valor de las UVA también avanza a mayor velocidad y los créditos que dependen de esa variable se encarecen”, apuntó el economista. El aumento de las cuotas En los últimos doce meses, las Unidades de Valor Adquisitivo, que sirven como referencia para los créditos atados a la inflación, aumentaron 25,45%. Según los datos publicados por el Banco Central (BCRA), el 8 de mayo de 2017 una UVA equivalía a $ 18,58 y hoy cotizan a $ 23,31. Eso quiere decir que las cuotas de quienes tomaron dichos préstamos aumentaron 25,45%. A eso se le debe sumar la tasa fija establecida para cada caso.
2018-05-09 20:01:28
¿Cómo proteger tus ahorros ante las subas del dólar?

El dólar volvió a superar los 23 pesos y las rápidas variaciones en la divisa preocupan a la población, especialmente a quienes tienen deudas en esa moneda o a quienes tenían planeado viajar o hacer compras en el exterior. En esos casos, qué hacer para que las variaciones no te tomen por sorpresa. "Comprar dólares, esperar. En un país como Argentina, lo ideal es planificar con algo de antelación, la compra de la moneda extranjera que se va a utilizar en el exterior, dado que esta volatilidad del dólar, con tendencia al alza, seguirá de ahora en más; ya que, el dólar está barato en relación a la tasa de inflación que ha existido en los últimos años, y sobre todo, a la emisión monetaria que está realizando el BCRA, para cubrir deficit fiscal, de forma directa (entregando pesos al Tesoro, vía transferencia de utilidades, adelantos transitorios, etc.), o en forma indirecta (vía compra de los dólares del endeudamiento del gobierno), y que seguirá haciendo", explicó el economista Daniel Garro de la consultora Value Group. De acuerdo con Garro, en el caso de las compras con tarjetas de crédito la precaución que debería tomar el comprador es la misma, "planificar para no tener sorpresas". "Esto implicaría ir comprando los dólares que estima gastará en tarjeta, para cuando regrese, tener el dinero para poder pagar, en la misma moneda que gastó", indicó. Hoy más que nunca ¿conviene ahorrar en dólares, o aprovechar los aumentos de la tasa de interés de alguna forma? Aunque siempre se recomienda ahorrar, la moneda argentina ha sido siempre inestable, por lo que el economista advirtió que "cualquier activo que esté denominado en pesos", debería implicar un ahorro a muy corto plazo y ser líquido, es decir que pueda salirse de esa inversión en cualquier momento y ante cualquier posible cambio. Finalmente, recomendó ahorrar siempre parte del portafolio, en activos denominados en dólares, para estar cubierto.
2018-05-18 11:03:29
Los monotributistas deberán hacer su recategorización en julio y el trámite que vence este mes es optativo

17 de mayo de 2018 • 11:13 Como en todos los meses de mayo de los últimos años, el lunes 21 vencerá el plazo para que los monotributistas que hayan tenido cambios en su facturación en los últimos doce meses, cumplan con el trámite de recategorización. Sin embargo, por esta vez esa gestión está habilitada pero no es obligatoria. Esto es así, según dispuso una resolución de la AFIP, porque el 1° de junio comienzan a regir los cambios que la última ley de reforma tributaria dispuso para el sistema impositivo simplificado. Una de esas modificaciones está referida al esquema de recategorizaciones: ya no habrá que revisar los datos tres veces al año (y cambiarse de escalón en la tabla si resulta necesario), sino que tal obligación deberá ser cumplida en forma semestral: en julio y en enero de cada año. Con ese cambio incluido en la ley 27.430 -aprobada en diciembre del año pasado-, la AFIP dictó la resolución 4235, que establece que la exigencia de recategorizarse en mayo se dará este año por cumplida si el monotributista hace la gestión correspondiente en el mes de julio. En la práctica, entonces, la exigencia que vence este mes pasa a ser de cumplimiento voluntario. "El contribuyente puede ejercer la opción de presentar o no la recategorización", explicó el contador Adalberto Dalmasio, del estudio Bertazza, Nicolini, Corti y Asociados. La presentación podría ser, claro está, para ascender o para descender dentro de la escala. Según confirmaron a LA NACION fuentes del organismo recaudador, el período obligatorio para hacer el cambio de categoría será del 1 al 20 de julio. La semana próxima se conocerá La reglamentación sobre el tema, que deberá determinar en cuál de los dos períodos (julio o enero) la totalidad de los pequeños contribuyentes deberá realizar uno de dos trámites: o bien la recategorización (en caso de haber cambios en su situación) o bien la confirmación de categoría (en caso de que los parámetros indiquen que debe seguir en la misma categoría en la que ya está). Después de cada período de recategorizaciones, la AFIP aplicará sus controles para asignarle de oficio una categoría a los contribuyentes de los cuales considere que, según lo surgido de un cruce de datos, no se ubicaron correctamente en la tabla. Después de enero, por ejemplo, el organismo hizo eso con 21.500 monotributistas. Eso ocurre al margen de los procesos que llevan a la expulsión de contribuyentes del régimen simplificado, por superar los valores de los parámetros que permiten ser monotributista (las exclusiones ocurren en forma mensual). Para hacer el trámite, se debe ingresar en www.monotributo.afip.gob.ar e ir a la opción de recategorización. Además de la facturación de los 12 meses previos, hay que tener en cuenta (en caso de corresponder y según la actividad) el consumo de energía eléctrica (medido en Kw) y el monto de los alquileres de inmuebles que estén afectados a la actividad. La reforma tributaria estableció también otras modificaciones para el monotributo. A partir de junio, el precio máximo que puede tener algún bien comercializado por un monotributista se elevará de $2500 a $15.000. Otras condiciones, como la de no realizar operaciones de importación ni tener más de tres actividades diferentes, seguirán sin cambios. Por otra parte ya no se exigirá, en el caso de las categorías más elevadas, tener empleados. Esta exigencia rige, hasta este mes, para quienes están en las categorías I, J y K (solo habilitadas para actividades comerciales). Son los monotributistas que facturan entre $896.044 y $1.344.065 al año. Con respecto a los montos de la facturación tope, tanto de los de cada categoría como del que define la posibilidad de estar en el monotributo, se ratifica el mecanismo de actualización anual, en todos los meses de enero. El porcentaje que se aplica para elevar los importes es igual al del aumento acumulado en el año previo por las jubilaciones gestionadas por la Anses. Esa modalidad de actualización ya se utilizó este año y abarca también a los importes a pagar mensualmente, tanto por el impuesto integrado como por los aportes a la jubilación y a la obra social. Por: Silvia Stang